sábado, 14 de marzo de 2009

Desazón personal

Me hiere la sociedad del "conocimiento".

Hace unos años cuando cursaba uno de los primeros semestres en la Universidad de Antioquia, recuerdo haber escrito una reflexión en donde decía que la Red podía ser tan buena o tan mala como el uso que le diéramos los seres humanos, y que en su calidad de herramienta creada por el hombre podía servir para cualquier fin que este le diera.

Los últimos días me han ayudado a comprobar cuán válida era esa tesis, porque varias personas se han encargado de demostrarme que con la sociedad del "conocimiento" aparecieron también la envidia del "conocimiento", la mezquindad del "conocimiento" y el interés por el "conocimiento", entre otros bajos instintos muy cultos.

Tanto que me he interesado en el discurso de trasladar todas nuestras dinámicas a la Red y qué ironía, las que se me han trasladado de la manera difícil en las últimas semanas.

Escribo este post a manera de desahogo, pero también sé que muchos se van a identificar conmigo, porque no escribo esto como una víctima de ningún tirano de la Red, sino como una persona que está harta de que la gente no pierda oportunidad para sacarle el jugo al conocimiento "abierto y colaborativo" a la "gestión del conocimiento" y a la "cultura libre" para aprovecharse de la gente de la manera más descarada y posteriormente dejar su nombre por el suelo.

También lo escribo, porque estoy cansada de que me digan que "así es el mundo" y que me vaya acostumbrando. Porque precisamente me niego a acostumbrarme a que se aprovechen de lo que sé y de lo que sé hacer, a se tergiverse la información en mi contra o en la de otras personas y a que se ponga mi trabajo por el piso justo después de explotarlo. Y no me acostumbro porque si lo hago, estaré actuando igual de mal.

Cansada y profundamente decepcionada,

Laura