sábado, 10 de abril de 2010

De cultura ciudadana

Esta mañana recibí un correo masivo de un profesor, a favor de Gustavo Petro y en contra de Antanas Mockus. Quiero compartirles un fragmento que reune el argumento central del correo y mi respuesta a éste, en la que traté de aplicar la consigna de "destruir menos y construir más".

Fragmento:

Yo me pregunto: ¿Hasta cuándo los docentes afiliados a Fecode (Federación Colombiana de Educadores), que nunca votan por los candidatos regionales del PDA (Polo Democrático Alternativo), van a seguir votando de espaldas a los fines y principios esenciales de la política? ¿Será que esta vez ni siquiera van a votar por el candidato del PDA, que en su programa de gobierno, precisamente contiene la recuperación de los derechos mínimos laborales de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), esquilmados durante los gobiernos de Pastrana y Uribe?

El juego de la política, es precisamente analizar en los programas de gobierno, cuál es la persona que encarna nuestros intereses como sector. Está bien que los grandes empresarios favorecidos por las privatizaciones y por las políticas de seguridad plutocrática, nos vendan a Mockus, que nos ofrece más de lo mismo con bellas palabras disfrazadas de intelectualidad, pero otra cosa distinta es que los maestros asalariados nos traguemos ese anzuelo: esos mismos grandes empresarios, son los dueños por acciones y compra de pauta publicitaria de las grandes empresas comercializadoras de noticias, hoy en poder de Prisa y Planeta, caso Espectador, empresas emblemáticas de la reconquista española.


Y ahora, mi respuesta

Me tomo el atrevimiento de continuar con el debate, el cual me parece más que pertinente y necesario.
Discrepo con varios de sus argumentos, pero solo hablaré de uno de ellos, que me parece el más importante de todos, con el fin de no entrar en polémica por cada detalle.

"El juego de la política, es precisamente analizar en los programas de gobierno, cuál es la persona que encarna nuestros intereses como sector" afirma el profesor, palabras textuales. Soy muy contraria a tal argumento, porque opino que la política en un país democrático como se supone que es este, no debe estar enfocada en un solo sector según el gobernante de turno, aunque sea el loable sector de la educación.

Nuestras políticas deben estar orientadas a favorecer de manera general a todos los ciudadanos, pertenezcan al sector al que pertenezcan, con énfasis en las personas menos favorecidas. Pero lo más importante es que todos los colombianos comencemos a asumir una actitud diferente a esa "ley de la selva" que nos ha regido siempre y que nos ha enseñado, de generación en generación, que tenemos que salvar nuestro propio pellejo y que nos importa un pepino lo que pase con el resto del mundo, desde que uno pueda sobrevivir.

Y claro! Es lógico pensar así en un país en donde los pobres cada vez son más y más pobres, y cada ser humano está obligado a pensar en sobrevivir con su familia y no tiene tiempo para pensar en los demás. Pero lo que no hemos aprendido es que la solución a nuestros problemas está precisamente en asumir la corresponsabilidad por lo que pasa en la sociedad.

De eso se trata la "cultura ciudadana", no de aprender a pasar por los puentes peatonales, ni a no pasarse los semáforos en rojo. Tampoco se trata de darle limosna a las personas que piden en las calles, ni de ponerle las cosas en la mano a los más pobres. Se trata de comprender, que hacemos parte de un sistema, que todo lo que hagamos afecta a los demás y que solo necesitamos contribuir con cosas simples, como trabajar honestamente y sin tratar de sacar tajada, cuando somos voluntarios en causas justas, cuando enseñamos con ejemplo a nuestros niños y adultos y en muchas más cosas que la mayoría de la gente de este país no hace.

Yo también soy profesora, de una universidad pública, y me duele en el alma que una profesión tan trascendental en la sociedad sea tan mal paga y tan poco protegida por el Estado. Pero en este momento más que ir a defender nuestros derechos como gremio, me interesa enseñarle a mis estudiantes y a las personas que me rodean, que si cambiamos nuestra actitud, podemos cambiar el país. Y si todo mejora, seguramente nuestras condiciones como docentes también.

Yo voy a votar por Antanas Mockus, no porque crea que es un ser humano o un político carente de defectos, me estaría engañando si pensara eso. Sé que probablemente en algún momento él tomará alguna decisión con la que yo, como individuo, no estaré de acuerdo, pero lo apoyo porque para mí él tiene un valor que nunca otro político ha tenido en Colombia: que cree en la parte buena de nosotros y querer enseñarnos que lo que pase en Colombia no depende solo del gobierno, sino de todos los colombianos, y eso es lo único que puede operar cambios reales, más que el mejor decreto o la mejor ley del mundo.

4 comentarios:

Luis Alberto Bravo C. dijo...

me tome el trabajo de leer todo el post, y realmente solo creo que en el momento que la izquierda desea quejarse.. siempre trae a colación el hecharle la pelota al otro, si este pais es de todos no de cada sector en particular y de interesés en particular, bien lo dice el profesor Mockus que el interees debe ser general antes que particular, por que pensando en los demas y actuando para que el del lado este mejor, por añadiduria se empezarán a solucionar muchos problemas que tiene este pais.
a la izquierda deje de creerle desde el momento en el que dejaron de ser izquierda.

Eltharion dijo...

Hola Laura, muy buena entrada y estoy de acuerdo con vos, y especialmente con lo que dice tu lector Luis Alberto.

Este no es momento de por ser de un gremio, entonces tengo que apoyar cierto candidato. Uno mas que apoyar un candidato, lo que debe apoyar es un plan de gobierno, una idea de país.

Para algunos, la idea de país sigue siendo la política de seguridad democrática y todo lo que ella conlleve. Problemas como AIS o los falsos positivos parecen ser mínimos en comparación a esa idea de tranquilidad que nos vendieron por 8 años. Yo respeto esas ideas siempre y cuando tengan sus argumentos y no sean simplemente personas alienadas por los medios de comunicación.

De la misma manera, desde hace mucho tiempo que no creo en la izquierda de nuestro país. Un candidato que mostraba bastante intelecto como el señor Carlos Gaviria, se cayó en su intento de llegar al poder en el momento en que dejó de promulgar una idea de país y basó su campaña como una antípoda del plan de seguridad democrática.

A eso llegó el movimiento de izquierda en Colombia, y ahora algunos seguidores del Gustavo Petro, del que considero es un candidato que en un escenario utópico, debería ser la verdadera competencia de Antanas recurren a tácticas de vieja maquinaria electoral para ganar votos. cosa triste realmente.

Ojalá todas las personas tuvieran visión de país y de planes de gobierno más que de seguir un candidato por ser simplemente del partido político del cual fue la familia desde siempre.

Como siempre, es un placer enorme leerte, ánimo con ese malestar que tienes y pues nada, un saludo desde la por estos días, fria ciudad de Cali-wood

Matías Sorel, a.k.a. Fabián Buelvas dijo...

Estamos de acuerdo. El propósito de la política, el bienestar de la gente, no puede sectorizarse porque eso es más de lo mismo, es seguir en que cada uno se arrime al lugar que da más sombra sin importarle el resto. Apoyo a MOCKUS, aunque tiene cosas que no comparto, creo que, en lo escencial, estamos de acuerdo.
Un buen post, reflexivo.
Saludos,

Riders dijo...

Hola Laura, me agrado el post y me gusta en especial que se hable de ideología en él; retomo unas palabras del profe Mockus "la seguridad es de derecha o de izquierda?" entre otras cosas, esta semana lei algo... que habla a cerca de la actitud Colombiana y si gana mockus, debe cambiar la actitud del pueblo, poruqe trabajar con materia prima defectuosa no va a producir mucho que digamos. saludos Profe, espero vovlerla a ver. VIctor