jueves, 11 de marzo de 2010

Fajardo: del castigo pedagógico al abuso de poder

Alguien me escupe, yo lo denuncio y la justicia le da 7 años de cárcel. Es la justicia, quien decide. No fui yo.

Una forma muy simplista la que escogió Sergio Fajardo para resolver un asunto, diría yo, más aún cuando estamos hablando de un candidato presidencial cuya insignia en la alcaldía de Medellín fue la educación y que promueve lo mismo en su candidatura a la presidencia. Una persona que presume de su carrera como maestro pero que ante un suceso de estas características, no admite la educación como una solución.

Un escupitajo, un zapatazo o un vaso de agua, cualquiera de estas expresiones, ya usadas con anterioridad en ámbitos políticos para manifestar desacuerdo, son ofensivas y sin duda alguna, agresivas. Sin embargo, dudo mucho de que sean merecedoras de una condena en la cárcel y dudo aún más de que estas personas no puedan tener otra forma de asumir la responsabilidad por tales actos.

Segio Fajardo, como cualquier otro candidato a la presidencia de Colombia, se enfrentaría como primer mandatario a una situación en la cual un escupitajo es solo una mínima expresión de violencia en medio de otras tantas como el secuestro o las muertes violentas. Y que constituye una pequeñísima muestra de nuestros problemas, en medio de la pobreza, la exclusión, la desigualdad, un sistema de salud inequitativo, el hambre y un largo etcétera.

Sin embargo, el hecho de que sea mínimo no implica que no merezca atención, pero sí exige mucho cuidado en la manera como se guardan las proporciones entre las faltas y los castigos. El castigo, no siempre es pedagógico, especialmente cuando es injusto a todas luces, además, en una cultura como la nuestra, donde priman la violencia y la venganza, los gobernantes están llamados a la conciliación, la responsabilidad y la verdad, por encima de cualquier otro interés, incluso el personal.

La pedagogía se ha convertido en un comodín para este político de blue jean, quien enuncia a cada oportunidad que tiene, que la educación es la clave para sacar adelante a nuestra sociedad. Sin embargo, en esta ocasión ha optado por cobrar todo el precio legal de una ofensa amparándose en el fortalecimiento de la "cultura de la legalidad", sin tener en cuenta que por encima de cualquier ley debe primar el sentido común.

No se necesita ser un matemático ni exalcalde de Medellín, para saber que el castigo por un escupitajo en un evento público no debería equivaler a 7 años de cárcel y que permitir que la legalidad y justicia colombiana lleven a cabo tal castigo, constituye un abuso del poder y de la imagen pública de este candidato, lo cual obliga a pensar: si así funciona este personaje sin un cargo de poder ¿cómo lo haría si lo tuviera?

Cada ciudadano debe ser conciente de sus acciones y responsabilidades, bien lo expresa el candidato en su cuenta oficial de Twitter. Por lo mismo, él debería ser conciente de su propia responsabilidad, teniendo en cuenta que con su "pataleta" puede llegar a borrar de la historia de esta persona siete años de vida, en los cuales con la mismísima educación, podría hacerse de este joven una persona más argumentadora y menos "escupidora".

Es una lástima que este personaje, tan amante de la pedagogía, haya desaprovechado la oportunidad de demostrar la manera de resolver un conflicto con educación, cultura y altura, en lugar de correr como un niño pequeño, a buscar la manera de perjudicar al agresor. Debe ser, que su concepto de educación, se limita a la construcción de grandes bibliotecas sin libros y enormes escuelas con computadores, pero sin una adecuada formación.

Desde mi punto de vista, Sergio Fajardo, antes que perfilarse como un político diferente, demuestra con estas acciones que dentro de él habita un político tradicional, de esos que aprovecha su posición pública para que la justicia lo beneficie. No importa si es necesario ocupar a los funcionarios públicos en asuntos personales, en un país donde la burocracia retarda todos los procesos importantes.

16 comentarios:

Camilo dijo...

Y uno de los dichos de campaña es "Por un país de la reconciliación"

ABCamilo dijo...

Éste es uno de los mejores artículos que he leído de tu mano.

Si bien mi voto no va para Fajardo, todavía tenía algo de confianza en su manera de hacer las cosas, en la pedagogía que tanto profesa, en la educación y la cultura ciudadana que hacen parte de su argot discursivo...

Decepcionante... no justifico el acto de la persona que lo escupió, pero me identifico totalmente contigo cuando planteas que esto merezca la cárcel y que no haya "otra forma de asumir la responsabilidad por tales actos".

No hay mejor teoría que una buena práctica, y es claro que la pedagogía de Fajardo queda cada vez más como aderezo para portadas como la de Jet Set.

¡Felicitaciones!

Denuncia dijo...

Hola querida,

Tus plantemientos podrán ser muy solidos pero cuando se soportan de informaciones imprecisas pierden todo sustento. ¿cuales son esas fuentes?

Sabías que este delito es ex-carcelable? ¿Sabías que Fajardo no quiere que el se pudra en una carcel? ¿sabías que Fajardo fue humillado públicamente? ¿ Sabías que este tipo ha escupido y agredido con golpes a más de una persona? Sabías que Fajardo quiere que a esta persona lo ayuden?

Aqui no se trata de establecer roles de buenos y malos como lo ha hecho Uribe a lo largo de estos ocho años. Aqui se trata de que las personas como tu, analicen las cosas con la mayor información posible y no solo a partir de titulares de prensa que desinforman y que te cogen de idiota util.

La intransigencia y petulancia son dos palabras que pueden darte mucho material para criticar algo que no has estudiado a fondo. Con ligereza estás absolviendo y crucificando sin haber sido testigo ocular de lo que pasó en ese lugar.

Entre tanto asesino, masacrador y corrupto, los colombianos están tomando el camino facilista de justificar y absolver al ladrón y al grosero al desadaptado pues como estos no están matando no es tan grave.

Anónimo dijo...

¿De donde sacaste lo de los 7 años de Cárcel?

Sebastián Osorio dijo...

El 21 de enero, Carlos Andrés Pérez Moreno agredió a Sergio Fajardo en la plaza de La Ceja, sin razón alguna. El joven ya había realizado actos semejantes en varias ocasiones, una de ellas contra el rector del Liceo de La Ceja a quien insultó y agredió en una reunión pública. Luego de lo sucedido con Sergio Fajardo, el joven intentó agredir al Alcalde de la Ceja, pero la policía logró evitarlo.

La Fiscalía de La Ceja imputó cargos por el delito de injuria y SOLICITÓ QUE SE LE IMPUSIERA LA MÍNIMA CONDENA, ESTO ES LIBERTAD SIN RESTRICCIONES, PERO RESPETANDO LAS NORMAS MÍNIMAS DE CONVIVENCIA Y CON EL COMPROMISO DE NO INCURRIR EN NUEVAS ACCIONES DELICTIVAS. Él no quiso disculparse públicamente.

En la campaña de Fajardo se respetan y acatan las normas y se promueve la acción de la justicia. Allí no les interesa que este joven vaya a prisión. Pero no es un incidente que pueda pasarse por alto. Más allá de la agresión contra Fajardo, el irrespeto personal destruye los cimientos de la convivencia y la confianza. Todos tenemos derecho a ser respetados y tenemos el deber de respetar a los otros. Cuando esto se rompe, es necesario que la justicia actúe. Se necesita fortalecer la cultura de la legalidad en Colombia, así como la cultura ciudadana, pues solo de esa forma se puede garantizar la convivencia y la seguridad.

"Alguien me escupe, yo lo denuncio y la justicia le da 7 años de cárcel. Es la justicia, quien decide. No fui yo." Es una forma muy simplista de analizar este caso. Precisamente educación, pedagogía y reconocimiento a la cultura de la legalidad es lo que se busca en este caso. Lo único que se le pidió al joven fueron unas excusas públicas y un compromiso de no reincidir.

Laura Caro dijo...

Mis apreciados comentaristas, con muchísimo gusto respondo a sus inquietudes, precisamente, porque ninguna de mis palabras ha sido escrita sin fundamento.

1. La noticia de los 7 años de cárcel salió en diversos medios de comunicación, entre ellos El Tiempo (http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-3876092).

2. Sí se que Sergio Fajardo fue agredido públicamente, lo cual nunca niego en mi artículo, solo considero que existen otras formas de remediar lo sucedido.

3. Sí leí eso de "no queremos que vaya a la cárcel" (http://twitter.com/sergio_fajardo/status/10327091195) y sé que el delito es excarcelable, pero eso de "dejar todo en manos de la justicia" sabiendo el castigo que ha de recibir el joven, es un lavado de manos que me parece muy delicado para un "pedagogo".

4. Por supuesto que leí el comunicado de la campaña de Fajardo (http://www.sergiofajardo.com/prensa/2010-03-11/la-campana-de-sergio-fajardo-se-pronuncia-sobre-la-agresion-de-un-joven-en-la-ceja-antioquia/) en el cual afirman que el joven ha agredido a varias personas en La Ceja, y como docente que soy al igual que Fajardo, considero que este joven requiere atención especial, antes que una temporada en la cárcel.

4. En ningún momento hablé de Fajardo como "el bueno" o "el malo", de hecho nunca me refiero en estos términos a una persona. Sencillamente no comparto su forma de hacer política y creo que expongo mis argumentos.

En conclusión, pueden ustedes estar muy en desacuerdo conmigo, pero no puede decir que mis argumentos son sacados del sombrero, para ello les compartí las fuentes.

En cuanto a lo de "idiota útil" cada lector juzgará quién es quién. Le agradezco mucho a quien publicó su comentario con su identidad, así el debate tiene mucha más altura.

Laura Caro Salcedo

Anónimo dijo...

Decir que son 7 años de cárcel cuando aun no ha habido condena me parece muy poco serio. Mas aun cuando el escupidor ya esta en libertad, y lo mas seguro es que quede así.

Laura Caro dijo...

Querido anónimo:

Los medios de comunicación han sido quienes han informado lo de los 7 años. Yo solo opino sobre la actitud que han asumido Fajardo y su campaña respecto de tal suceso. Por tanto, no me parece irresponsable.

Y sí, ojalá se quede en libertad.Pero es una lástima que de este suceso no sea aprovechado de forma pedagógica.

Laura Caro Salcedo

Melpómene dijo...

Parece ser que estamos cambiando al saliente caudillo por uno nuevo. Otro lobo vestido de oveja para este pueblo sin memoria.

Excelente artículo. Lástima que en época electoral los simpatizantes empiecen nuevamente a crear polarización intentando hacer quedar mal a los otros ( en este caso tu).

No importa si el caballero irá a la carcel o no. No importa si el delito es excarcelable. Lo que verdaderamente es inaudito es el actuar de los dos involucrados.

El primero, por su doble discurso, típico de un político tradicional pero con aires liberados y melena alborotada, a sabiendas de sus privilegios académicos de clase alta y de la goda familia que pavimentó medio Medellín . Y el segundo, por su grosería, producto de una educación mediocre, generada por malas administraciones y condecendencias con caudillos que regalan comida, lapiceros y compran todo lo que se les aparece; de una cultura mafiosa que resuelve todo a las patadas, los zapatazos o los escupitajos.

No hay buenos ni malos. No hay justificación para los abusos de poder. Para las falsas promesas sobre una reeducación sin garantías, ni tampoco para la educación mediocre y la ordinariez que utilizan muchos. No hay justificación para el abuso de poder, ni para la ordinariez.

Laura Caro dijo...

Melpo, muchas gracias por tu comentario.

Señorita, coincidimos en la preocupación por nuestros gobernantes mesiánicos, "sabios y sin errores" en quienes la gente cree ciegamente.

Y como tú misma dices, esta situación no es un simple escupitajo, es el reflejo de las carencias de nuestra sociedad y en lugar de justificaciones o demandas, debería haber acciones.

Es una discusión que no termina acá y ojalá que siga en otros espacios, a ver si algún día hacemos alguna cosa por este país.

Laura

CamiloV dijo...

Hola Laura,

Muy interesante tu entrada. Quisiera sin embargo disentir en algunos puntos solo por continuar con el debate, y eso sí, no con el fin de convencerte, porque se que lo escribiste con total convicción y argumentación :)

Creo que a pesar de los argumentos que manejas, es clara tu posición de estar en contra de Fajardo. Eso no lo critico y es totalmente válido, pero lamentablemente, en mi opinión, eso hace que se pierda un poco la objetividad y la imparcialidad. Me parece cuestionable, por ejemplo, que aún después de haber leído el comunicado de la campaña sobre este incidente, no lo hubieras mencionado en tu entrada. Así, omitiste el punto de que Fajardo consideraba más conveniente una sanción pedagógica, lo cual considero que era un punto importante dentro de la discusión. Con esto tal vez habrías logrado un escrito más equilibrado en donde igualmente alcanzaras con éxito tu objetivo final, que era exponer por qué no te gustó la actitud de Sergio Fajardo en este caso puntual. En muchas ocasiones estas opiniones más equilibradas logran un impacto mayor que una opinión más radical, ya que éstas últimas tienen menos credibilidad a los ojos de los lectores.

Adicionalmente, quisiera mencionar dos puntos específicos en los que no estoy de acuerdo contigo:

1. "Permitir que la legalidad y justicia colombiana lleven a cabo tal castigo, constituye un abuso del poder." Sinceramente, esto es lo que más me tiene pensando. No considero que denunciar, así sea un hecho pequeño, sea abuso del poder y la imagen pública. Pienso que abuso del poder sería más bien intentar influir o modificar el veredicto de la justicia.

2. "Teniendo en cuenta que con su "pataleta" puede llegar a borrar de la historia de esta persona siete años de vida:" Me parece muy grave querer hacer ver como el responsable del castigo al que denuncia, sea cuál sea la magnitud del hecho. Las responsabilidades no se pueden transferir de esa manera. Tú mismo lo has dicho: Cada ciudadano debe ser conciente de sus acciones y responsabilidades. Ahora, esperamos que no le vayan a dar 7 años de cárcel. Si eso llegara a ocurrir la culpa no es del denunciante; sería más bien una demostración de lo irrisoria que es a veces nuestra justicia. Obviamente no podemos poner al mismo nivel a un asesino o secuestrador y a un vándalo o agresor de este estilo. Pero ambos casos son denunciables y criticables, y la justicia debe ser sabia para guardar las proporciones entre las sanciones. Y por supuesto, el sueño es tener una justicia pedagoga más que castigadora.

Finalmente Laura, por lo que he leído en twitter y acá, te considero una persona muy inteligente, y se que haces esto con convicción y pasión. Y por lo tanto me gustaría muchísimo leer en una próxima nota tuya que resaltaras los valores y puntos positivos de algún candidato que te guste. En muchas ocasiones es más meritorio resaltar a alguien, aunque obviamente la denuncia de lo que no nos gusta también es necesaria. Pero a veces es más gratificante y debe generar una motivación adicional hacerlo de manera positiva. Y en el hipotético caso de "derrota", es menos frustrante, porque queda la satisfacción de que se hizo un esfuerzo positivo a favor de alguien. En esto debemos trabajar todos, para que de pronto así vayamos logrando dar un giro en la forma de hacer política, crítica y oposición. Tradicionamlente nos dedicamos más a intentar "evitar" que alguien vote por X, en vez de intentar convencer con argumentos a los demás a que voten por Y. Creo que esto último sería "el deber ser" de la política y la oposición, y se que tu eres capaz de tener esos argumentos sólidos a favor de algún candidato que consideres digno.

Espero no haber caído yo mismo en la "polarización" que tanto me molesta! jeje aunque es probable, ya que no es fácil desligarse de las pasiones a la hora de exponer los argumentos. Pero es un esfuerzo que estoy haciendo! (ahh y disculpa el comentario tan largo!)

Un saludo y felicitaciones por tu blog! :)

Laura Caro dijo...

Hola Camilo,

Muchísimas gracias por tu comentario y por tus apreciaciones acerca de mi blog. Me alegra y honra que en este espacio se puedan dar debates como el que propones, por eso continúo con él.

Tienes toda la razón: soy abiertamente opositora de Sergio Fajardo. Pero no por conveniencia ni porque reciba nada a cambio, sino porque después del análisis y la participación en proyectos de ciudad, concluí que él no es tan buena opción como muchos piensan que es y que la gente necesita saberlo, aunque decida votar por él de todos modos.

Por eso de un tiempo para acá asumí como responsabilidad propia hablar de esto, por eso no creo que sea del todo malo ser imparcial en este caso.

Tienes razón en que pude haber mencionado el comunicado de prensa y de hecho lo mencioné, aunque no explícitamente cuando dije: "Sin embargo, en esta ocasión ha optado por cobrar todo el precio legal de una ofensa amparándose en el fortalecimiento de la "cultura de la legalidad", sin tener en cuenta que por encima de cualquier ley debe primar el sentido común".

Además, no me parece que este comunicado promueva una solución pedagógica, porque durante todo el texto habla de "legalidad" y "justicia" lo cual a mis ojos es un lavado de manos y no pedagogía.

Desde mi punto de vista, la denuncia era innecesaria no porque el acto fuera poco grave, sino porque Fajardo como político y como docente, podría haber pensado en otro modo de resolver el caso. Ahora bien, en varios medios de comunicación se expresa que el candidato no ha querido conciliar, lo cual me parece aún más grave, porque eso es decir "que la justicia obre, aunque obre mal" y pienso que a los ojos de cualquiera considerar al menos un año de cárcel por un escupitajo es, no bueno ni malo, sino desproporcionado.

Además, no nos digamos mentiras: si a tí o a mí nos escupen en la calle, en el trabajo o en un espacio público importante como en este caso, la policía como mínimo se moriría de la risa ante nuestra demanda. Por eso considero que esa denuncia aunque parezca tan inocente, es un abuso de poder. No creo que ningún otro colombiano sin poder pusiera una denuncia por tal hecho, pero Fajardo lo hizo porque sabía que recibiría respuesta. Y con esto respondo a tu segunda inquietud: sí hay responsabilidad de parte del denunciante.

Te quedo debiendo el artículo sobre el candidato por el cual quiero votar y también sobre el voto en blanco. Estoy convencida de que la democracia no es un partido de fútbol en el que uno gana y otro pierde, por eso promuevo el voto a conciencia y no el voto en contra, como tú mismo postulas.

Gracias por tomarte el rato de comentar,

Laura

Riders dijo...

Hola Laura, me gusta mucho el articulo, almenos hay fundamentos,aunque faltan detalles del joven agresor y en que circusntancias se dieron los hechos(sin intencion de legitimar el hecho) sin embargo lo de 7 años de carcel me parece exagerado y mas exagerado aun que sea sacado de los medios que desde hace mucho timepo condenaron a nicolas castro a minimo 5 años de carcel. La ceja del tambo esta cerca y alli se pueden econtrar testigos del hecho que ayuden a la reconstruccion de lo que pasò, y no solo de lo que pasara con el joven escupidor .
Saludos! VIc77or

Julián dijo...

Considero que pudieron ser 20 años de cárcel, 1 mes, quedar libre a las 24 horas, etc. Creo que si se fijan queridos amigos en la esencia de lo que se quiere destacar no se pegarían de un número insignificante, de hecho están yendo en contra de la pedagogía al no tener una visión global de lo que se quiere expresar sino irsen a la defensiva tratando de compadecer un lado u otro.

Como se expresa claramente, la idea es enseñar, sacar esa pedagogía "tan linda" y demostrar que se es congruente, que las palabras están ligadas a los actos, es más, así Fajardo sea un pedagogo nato o no lo sea debió tratar de demostrarlo intentando enseñarle, enseñarle, creo que aprendí de este texto ¿y uds?

lully dijo...

Me quedo con la curiosidad y disculpa mi desinformación. ¿Cuándo y cómo sucedió esto?

Un abrazo gigante!

laurisdolphin dijo...

Bueno realmente se que este pais va de mal en peor, ya que uribe siendo el numero 82 en la lista de narcotraficantes del departamento de defensa de los usa de 1991, auspisio el proyecto convivir en medellin, amigo intimo de pablo escobar gaviria contado por virjinia vallejo, siendo el que aprovo las licencias y permisos para la construcción de las pistas para el narcotrafico de drogas.
como es que es nuestro presidente, como es que no lo han judicializado, es que como llegamos tan lejos??? ahora santos el ministro de defensa de URIBE como no esta entereado y no es parte de esto??? por otro lado no es fiable pues ha manipulado la informacion a conveniencia por medio del tiempo y su cadena CEET junto con su hermano enrique santos editor del tiempo. Noemi sin palabras... no creo que alguien siquiera contemple la posibilidad de votar por ella, ella va para donde le digan. fajardo otro que predica mucho pero a la hora de aplicar nada!!! lleras.. familiar de el unico presidente que ha sido sancionado por abuso del poder.. quien dice que no pero la sangre tira o no??? petro + polo = samuel alcade de bogota creo que no hay que decir mas. de pardo y mockus aun no he encontrado nada :s pero seguire en mi busqueda, me parece super tu blogg y quisiera que no solo opinaramos de un candidato, sino de todos asi podremos ser mas buscando alguna opcion de respiro para que este pais no sea un pais gobernado por cuellos blancos. pd: si jaime garzon viviera y podriamos conocer la verdad ya que el anticipo a nuestro queridisimo presidente... ahora opino que lo que nos falta es educacion! por que sin esta nos meten los dedos a la boca y votamos por simples ilusiones. miren a bogota con ese hermoso alcalde me encanta la propaganda de responsabilidad social, que sale una mama con su bebe y no la atienden en el seguro, a un joven se le pincha el carro por una alcantarilla y dice ahora si valla y busque a su politico seguro que el viene corriendo y se lo soluciona!! eso le paso a bogota con samuel!! y su metro imaginario.
Hemos sido gobernados por elite adineradas con exceso de poder que en vez de querer educar al pais quieren seguir dominando!!!