martes, 5 de febrero de 2013

Irse


"Todo lo que viene, se va. No trates de retenerlo. Di sí a todo lo que viene y sí a todo lo que se va"
AJ


A riesgo de sonar loca, me atrevo a decir que nuestra cultura tiene una desafortunada obsesión con la estabilidad, la permanencia y los planes a largo plazo. En alguna ocasión le comenté a una mujer mayor, a mi juicio muy sabia, que yo ya llevaba 3 años dictando clase en una misma universidad y más de 4 años de relación con el novio de turno. Me dijo: "eso habla muy bien de ti". Yo saqué pecho. 

Pocos meses después me retiré de la universidad y la relación con ese novio terminó, obligándome a replantear mis planes futuros y preguntarme: ¿qué es lo próximo que quiero hacer? Con terror, por decir lo menos, descubrí que no tenía ni la menor idea de qué quería hacer en el año siguiente, ni en el otro, ni el de más allá. Sencillamente no sabía hacia dónde ir. Por lo pronto, pensé, debía satisfacer mis expectativas más inmediatas: quería irme a vivir sola y conseguirme algún trabajo. Eso, con exactitud, fue lo que hice. Y me hizo muy feliz.

Sin embargo, el fantasma de la permanencia me perseguía: comencé a buscar con desesperación planes para llenar mi agenda de los siguientes 10 años, pero no los encontré. Me preocupé: ¿cómo puede hacer uno para proyectarse si no sabe cuáles son sus sueños?, ¿cómo podría discernir entre un sueño y una simple idea vaga en mi cabeza?, ¿tenía que experimentar algún síntoma físico (mariposas en el estómago, por ejemplo) para saber que había encontrado mis verdaderos sueños?

Ante mi incapacidad de "proyectarme hacia el futuro", sentí que estaba en verdaderos problemas y acudí llorando a una psicóloga, explicándole con angustia: creo que tengo un temor oculto a comprometerme con cualquier cosa, sea una relación, un trabajo, la compra de una casa, un carro o simplemente unos tiquetes para un viaje dentro de tres meses.

Estaba aterrorizada cuando renuncié a Teleantioquia tras sólo 5 meses, cuando me fui de Feeling Company después de ínfimos 3 meses, cuando decidí no comprar boleta para ver a Madonna desde marzo porque no sabía dónde estaría cuando se hiciera el concierto en noviembre. ¿Cuál sería mi problema? ¿Qué trauma antiguo o reciente me impedía comprometerme? Lo peor, es que eso de los plazos cortos no era una novedad en mi vida. Era un asunto de siempre.

¿Permanecer o irse?

Cuando terminé la universidad comencé a notar que mis compañeros estaban emprendiendo sus propios proyectos de vida: casándose, creando empresa, estudiando posgrados. Seguramente, pensé, al haber alcanzado una meta a largo plazo como terminar los estudios, necesitaban plantearse una nueva para tener otra vez un motivo serio para aferrarse a la vida. Pero a mí no me pasaba lo mismo, de hecho, me costaba entender cómo me había planteado mis metas académicas y las había cumplido, puesto que eran plazos largos.

Además, noté que algunos de ellos iban recolectando una serie de años de experiencia laboral en empresas que no les brindaban oportunidades de crecimiento, y que por el contrario a veces les coartaban su desarrollo personal y/o económico. Mientras tanto, yo seguía acumulando experiencias breves, unas más y otras menos satisfactorias, y preguntándome ¿qué hay de malo en mí?

Sin embargo, en cierto punto de mi terapia con la psicóloga, luego de terminar de hablar de mis posibles traumas del pasado, comencé a hablar de mi vida presente y descubrí que era absolutamente feliz a pesar de mi falta de permanencia y planes a futuro: mi "hoy" era suficientemente satisfactorio como para estar pensando ¿qué voy a hacer mañana?

La obligación de permanecer

Entonces descubrí que en ese momento de mi vida, yo, desde el fondo de mi corazón, no tenía ninguna meta personal. El problema era que me preocupaba no cumplir con ese ideal socialmente impuesto de tener que casarme, vincularme a una empresa hasta la jubilación o comprarme una casa, en una sociedad donde eso de no planificar el futuro se asocia a irresponsabilidad, falta de seriedad, etc.

Después de ser consciente de eso, entendí que mi problema no era que no tuviera sueños, sino que los estaba buscando en el lugar equivocado: en cosas enormes en el futuro, cuando mi felicidad estaba en pequeñas cosas del presente, como una tarde al sol, un paseo a Guatapé (que queda a sólo dos horas), una escena impactante de una película, llegar al final de un libro o estrenar una olla nueva en mi apartamento de soltera.

Lo curioso, es que al ser consciente de la inmensa satisfacción que me brinda el presente, pude comenzar a hacer planes para mi futuro inmediato como permanecer otra temporada en la empresa donde me gusta trabajar o ahorrar para un viaje más largo dentro de un par de meses. ¿Y qué voy a hacer en dos años?, ¿o en cinco? No me pregunten, porque todavía no sé.

Un día a la vez

Quiero aclarar, antes de terminar, que no estoy haciéndole una apología a dejar los proyectos a medias o a vivir improvisando. Más bien, ésta es una invitación a no dejar nunca de preguntarnos si realmente estamos viviendo lo que deseamos en todos los ámbitos. Una vida estable no necesariamente es una vida feliz y cuando nos acomodamos en esa zona de confort que nos proporciona lo permanente, es posible que perdamos lentamente y sin notarlo cosas aún más preciadas y luego, al mirar atrás, veamos cuánto tiempo de nuestra vida desaprovechamos por permanecer "estables" en algo que no nos gustaba pero que no nos atrevíamos a dejar.

Epílogo

Según ciertas interpretaciones, soñar con morir no presagia la muerte sino el final de un ciclo y el inicio de una nueva vida. Cuando una etapa de nuestras vidas muere, otra nace. Por eso, lo importante a fin de cuentas es qué tan felices somos donde estamos y no cuánto tiempo logramos quedarnos.

*Este post va con dedicatoria a mi amiga Adriana Cano, por su capacidad de permanecer, pero también de saber irse a tiempo; de planear, pero también de improvisar.

13 comentarios:

Nana Cano dijo...

Lalita, no tengo palabras en este momento para expresar lo que alcanzo a sentir y lo mucho que me identifico con lo que acabo de leer, pero siempre voy a tener para ti un GRACIAS enorme por los años de amistad, por escucharme y por saber respetar mis silencios también; creo que hemos (y estamos) aprendiendo mucho la una de la otra.
Te quiero amiga mía.

Johnny Alexander Sánchez dijo...

Genial texto Laura, al igual que nuestra comadre Nana, me sentí plenamente identificado. Me ahorraste la ida al psicólogo.

¡Éxitos!

Galo dijo...

Ahora que lo mencionás, tenés razón. Yo creo que me he sentido de una forma parecida durante los últimos años. Un abrazo Lala.

Átomo dijo...

Hay una frase de William Faulkner muy a propósito de este texto: "La sabiduría suprema es tener sueños bastante grandes para no perderlos de vista mientras se persiguen".
Y yo pienso que no hay un camino fijo: a veces hay que abrirlo, a veces dejarse arrastrar, dejarse caer.
Pero se llega ¿no?
Un abrazo, profesora.

Paitocp dijo...

Lalita, esa energía que emanas a los demás es suficiente para brillar. qué bonito post.

Anónimo dijo...

Hola :

Me llamo Jimena San Martín soy administradora de un sitio web. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello me encantaría contar con tu sitio en mi web, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.

Si estas de acuerdo házmelo saber enviando un mail a jimena.sanmartin@hotmail.com
Jimena San Martín

Anónimo dijo...

mmmmm, escribiste "mariposas en el estómago" ¿y te enojas cuando canto y cambio la letra de "la espera"?!!!!

Irreverente dijo...

Lei varios de tus escritos, creo que en cierto sentido me motivo a publicar algunos impulsos/deseos mentales que necesitamos vaciar de nuestro interior (en este caso a traves de la escritura). Bien sin mas que escribir ; te regalo un simple gracias.

Amaro

Alex dijo...

La permanencia es la muerte.

randy dijo...

Me identifiqué mucho. Ese miedo a comprometerse cuando pareciera que todos lo hacen, es como una pequeña presión a la que me niego a sucumbir. Es increíble leer en palabras de alguien mas algo que siento tan personal.

Anónimo dijo...

En el momento preciso. Gracias

Sol Pogo dijo...

Amo tu forma de escribir y de pensar.
Como muchos otros de tus textos no solo me encantó si no que me sentí totalmente identificada.
Estoy por cumplir 15 en estos días y aunque sea chica ya me presionan con el día de mañana, que trabajo quiero, que voy a estudiar, a que me voy a dedicar, cuando ni siquiera se como voy a convinar mi ropa mañana. No me interesa en lo mas minimo el futuro lejano y mucho menos cjando ese futuro se trata de dinero a cambio de estar en una oficina llena de números de todo tipo.
Y nada, eso. Me encanta tu blog n_n saludoos !!

Felipe Alvarez dijo...

Me gusto mucho el texto, excelente forma de escribir , creo que leere mas