lunes, 8 de febrero de 2010

Insensatez

Hace una semana escribía maravillada sobre La esquina del movimiento, montaje dirigido por Róbinson Posada que se presenta por estos días en la ciudad de Medellín y hablaba de la manera tan digna y poética como presentan las problemáticas sociales que esta ciudad ha padecido durante varias décadas. Tal vez por este contraste, esta semana sentí tristeza al encontrarme con el lanzamiento de una nueva versión de "Rosario tijeras" en el canal RCN, que ya nos tiene acostumbrados a sus versiones morbosas de nuestra realidad.

Sin embargo, lo más ofensivo para mí no fue la novela de por sí, sino ver cómo dentro de la dinámica de lanzamiento la presentadora de farándula Cristina Hurtado, que para más señas también es paisa, presentaba desde el barrio Manrique a los protagonistas de dicha producción, en medio de un remolino de curiosos de la misma comunidad.

Si bien es cierto que la historia de Rosario Tijeras requiere una locación como este barrio para ser lo más fiel que se pueda a la realidad y que los habitantes de Medellín ya estamos acostumbrados a que se divulgue este tipo de imágenes de esta ciudad, me resulta absolutamente ofensivo e irrespetuoso que se realice tal revuelo a un lanzamiento de esta clase en una comunidad que no solo no se ha sanado de las heridas del conflicto, sino que justo en este momento lo padece tal vez con el mismo dolor que hace unos años.

Queda demostrado para mí que RCN no es sólo un canal irresponsable con los productos televisivos que ofrece, sino que además ignora el dolor de una realidad que desafortunadamente no podemos decir que hace parte del pasado.

Y con todo y lo que me duele semejante falta de respeto por el dolor de una ciudad y más que eso, de una comunidad, me duele más saber que las mismas personas que por las noches escuchan las ráfagas de bala que retumban a pocos metros de sus casas, estarán fielmente conectados a esta telenovela que no les aporta en lo absoluto, pero que sí ayuda a perpetuar ese morbo que desgraciadamente, es morbo de nuestro propio dolor.

Bien reza el slogan de este irresponsable canal "Nuestra tele" y con lástima tengo que reconocer que parece que esa sí es "la tele" de los habitantes de este país sin memoria, sin tripas y sin corazón.

5 comentarios:

Eltharion dijo...

Hola Lala... realmente das en el punto.

Duele que el pueblo no dedique su tiempo a pensar que lo que los canales privados nos ofrecen funcionan como placebos para desviar la atencion de nuestra triste realidad, jugando incluso con cosas tan cercanas a la realidad, que no pareciera tocarlos.

Yo por mi parte hace mucho que no veo RCN a excepcion de los partidos (si, reconozco mi pasion enfermiza por el futbol) ya que me mame de tanta falacia.

excelente entrada!

Ciudadano dijo...

Este canal y su también gigante competencia, solo cumplen por pauta, no saber más allá del mañana el gran daño que causaran a nuestras generaciones de jóvenes que solo así aprenden a divulgar el morbo del día día.
Quien se quiere un poquito debe ajustar muy bien su calidad de vida, ya que "Nuestra Tele" solo desvirtúa de valores naturales y comunes a los que debemos seguir.
Nos falta ver en los canales nacionales las maravillas de nuestra tierra y sus apasionadas personas.
Atrapador post Saludos @omardmc

Laura Caro dijo...

Hola chicos,

Muchas gracias por leer y por los comentarios. Sí es muy triste que los canales más vistos en nuestro país estén tan entregados a la pauta y los intereses económicos al punto de cometer actos tan desconsiderados como el que enuncio en el post.

Lentamente fueron cambiando sus principios, hasta perder casi del todo la vergüenza. Pero ahí el problema realmente, es que así como el canal aumenta el morbo, la gente va ampliando cada vez más sus límites de tolerancia a este tipo de cosas. La culpa está por lado y lado.

Laura

Cristi dijo...

Cómo no tener prejuicios frente a los canales privados, si precisamente esa es la oferta típica que vemos, no sólo en el Prime Time, hasta los horarios infantiles son rellenados con caricaturas cuyos contenidos son anodinos, inútiles y morbosos.

Rosario Tijeras no se podría quedar atrás por supuesto. Entre más dinero se invierta en una producción, el guión tendrá más violencia, sexo y trivialidades. Obviamente las campañas de expectativa y mantenimiento de estas telebobelas estarán igualmente contaminados con aquello que "tanto vende".

ABCamilo dijo...

Acudimos a un nuevo nicho de mercado telenovelístico. Pasamos de Cara Sucia, Talía en sus mil y un papel (idénticos todos) y toda una saga de producciones colombo-mexicanas-venezolanas en las que destacaba la lucha de clases transgredida por un incansable espíritu de amor entre dos imposibles.

Después de años de explotar con distintos matices ese antiguo modelito, RCN -entre otras piltrafas- empeña toda su "creatividad" en otro asunto que, no menos lastimero, hurga en las entrañas de nuestros pesares para seguir llenando sus bolsillos con pornomiseria.

Desde hace años me es inevitable un fastidio visceral cada que accidentalmente me topo con ese canal. También siento entre ira y lástima por las mayorías que fluctúan entre la agenda de sentimientos impuestos, infundados, recalentados, que RCN está empeñado en producir con su programación tan pobre en contenido e importancia, pero tan rica en miseria, dolor, ignorancia, insensatez, impertinencia, irrespeto, indolencia, insolencia... materializada en rostros tan odiosos como la misma "filosofía" que mueve ese canalucho de quinta.

Gracias por este post.